Visión

Objetivo

Numerosas personas y organizaciones de todo el mundo trabajan desde hace tiempo para el alivio del sufrimiento en diversos campos. Sin embargo, lo hacen generalmente de manera dispersa, sin establecer vínculos que podrían servirles de apoyo mutuo y hacerlas más fuertes en su cometido.

Aunque el deseo de aliviar el sufrimiento parece ampliamente extendido por todo el mundo, deben existir razones profundas que expliquen por qué ninguna sociedad, o casi ninguna, lo ha convertido en su prioridad ética en el transcurso de miles de años de historia.

Nuestra propuesta consiste en organizar el alivio del sufrimiento de una manera sólida y duradera.

La base: una alianza

La base de esta organización es una alianza que se encargue de su impulso y coordinación.

El alivio del sufrimiento en el mundo es la prioridad ética de esta alianza.

Esta prioridad se extiende a todos los seres sensibles al sufrimiento, humanos o no. Se ocupa, primero, del sufrimiento más intenso. El sufrimiento, considerado comúnmente como un estado subjetivo desagradable que el sujeto desea evitar, es abordado en todos sus aspectos, tanto si su origen es físico como mental.

La alianza está abierta al estudio de todas las soluciones que busquen aliviar el sufrimiento, sin excluir ninguna a priori. Privilegia la multiplicidad de enfoques.

Está invitada a unirse cualquier persona que considere que el alivio del sufrimiento en el mundo es una prioridad ética. Está invitada, igualmente, cualquier organización que considere dicho alivio como su prioridad ética.

La acogida y el acompañamiento de cada nuevo aliado serán objeto de una atención particular.

Los procesos de decisión de la Alianza no son fijos, sino que los propios aliados, coautores de la alianza, los elaboran y adaptan con el tiempo.

Tres orientaciones

Cultura

El principal vínculo para apoyar a los aliados es el vínculo cultural: cuanto más se extienda globalmente por el mundo la cultura de alivio del sufrimiento, más eficaz será la acción de cada aliado en su campo particular.

La acción organizadora de base consiste en promover este valor de alivio del sufrimiento para que las decisiones tomadas en todo el mundo, públicas o privadas, se integren cada vez más.

¿Qué podría impulsar a promover este valor? Por encima de nuestra empatía natural, nuestra conciencia individual tiene la capacidad de ir más allá hasta llegar a ver que cada sufrimiento padecido por cualquiera de nosotros es una parte de nuestro propio sufrimiento.

 “Las cadenas que tenía que soportar cualquier miembro de mi pueblo eran las mismas que nos ataban a todos. Las cadenas que ataban a mi pueblo eran las cadenas que me ataban a mí.” Nelson Mandela, El largo camino hacia la libertad

“We are them”: al mismo tiempo que se extiende a todos los seres sensibles, esta conciencia es lo bastante humilde como para reconocer que cada uno de nosotros es un ser que sufre, que hace sufrir y que utiliza el sufrimiento para ciertos fines.

Esta conciencia expandida es la piedra angular de una cultura de alivio del sufrimiento.

Conocimiento

La alianza favorece la aparición de una nueva disciplina que tiene por objeto el fenómeno del sufrimiento.

La primera misión de esta disciplina es crear una cartografía del sufrimiento y proporcionar los instrumentos de medida necesarios para orientar la acción, explicar las decisiones y evaluar los resultados.

Acción concreta

Las organizaciones que se dedican a aliviar específicamente el sufrimiento, públicas o privadas, están haciendo un trabajo considerable. La alianza alienta su acción, sobre todo invitando a cada aliado a implicarse en la organización que haya elegido.

En lo referente al sufrimiento que sigue desatendido, la alianza promueve nuevas actividades u organizaciones capaces de aliviarlo.

Ocupándonos primero de nuestro propio sufrimiento, empezamos a aliviar el sufrimiento en el mundo. La alianza valora la prevención y la autonomía.

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter