Preguntas más frecuentes

¿Qué puede aportarme personalmente la alianza?

Ante todo, la alianza identifica y pone en contacto a personas motivadas por la prioridad ética que otorgan al alivio del sufrimiento en el mundo.

A partir de esta red mundial de aliados, cada uno puede desarrollar las ideas o proyectos que le interesen, o contribuir a determinados temas, con el apoyo global de la alianza.


¿Cómo se toman las decisiones, quién decide?

La alianza es una democracia directa mundial, que transciende las fronteras de las naciones.

Todos tienen el mismo poder de decisión que los demás.

No hay jefes, ni presidentes, ni representantes, ni consejo de administración, ni oficinas.

Las decisiones se toman mediante consentimiento, es decir, dedicando tiempo a debatir sobre cualquier objeción que se pueda plantear.


¿Aliarme a qué me obliga, cuáles son las imposiciones, cuál es la cotización?

Hay que respetar una única condición para convertirse en aliado: compartir la ética de la alianza, que tiene como prioridad el alivio del sufrimiento en el mundo.

No hay otras obligaciones, ni cotización, ni ninguna obligación de voluntariado: en el seno de la alianza todo es gratis. Un aliado es libre de hacer lo que quiera.


¿En la práctica, cómo funciona?

La alianza se organiza exclusivamente por centros de interés.

Cada aliado tiene la libertad de proponer un nuevo centro de interés o de participar en un centro de interés ya existente. Los participantes en un centro de interés actúan libremente, de manera totalmente descentralizada. Si les resulta necesario para avanzar, pueden pedir la aprobación del centro del interés matriz, o incluso solicitar la aprobación de la propia alianza.

Por ejemplo, es probable que un proyecto, en un momento dado, requiera para su completa existencia una comunicación oficial por parte de la alianza. Y cualquier comunicación pública de la alianza  –a través de su sitio de internet– tiene que ser aprobada por toda la alianza.


Puesto que la alianza no tiene ningún estatus jurídico reconocido internacionalmente, ¿cómo puede actuar en el mundo real?

La misma alianza no es más que un punto de encuentro de ideas y de puesta en marcha de proyectos entre muchas personas.

Cuando un proyecto llega a su fase de puesta en marcha en el plano jurídico (creación de estructuras, flujo financiero…), basta con crear la entidad ad hoc en el país de que se trate, si no existe ya.

Si se desea una mayor proximidad de la alianza, la creación de esa entidad deberá involucrar a aliados obligatoriamente en los puestos de dirección.

Es el caso, por ejemplo, de las estructuras que gestionan los fondos de la alianza, como la Agencia Algosfera, que se encarga del pago de los servicios por el sitio de internet de la Alianza.

Share on FacebookTweet about this on Twitter